lunes, 20 de octubre de 2014

Medio Maratón Valencia 2014

Tras el chasco doble que nos llevamos en 2013 (abandono para los dos) , hace unos meses, una vez confirmado que el Campeonato de España de maratón iba a disputarse otra vez en Donosti a final de noviembre, decidimos volver a Valencia para testar nuestro estado de forma.

Pero a inicio de verano para mí las cosas se torcían otra vez: tendinopatía severa en el Aquiles izquierdo y todo julio y agosto en el dique seco. Así que, mientras Jon iba afinando un estado de forma que en este 2014 le está regalando unas cuantas satisfacciones, yo tenía que revisar a la baja mis objetivos. Si la iba a correr, había que prepararla en 1 mes y seguro no ir a por MP. 

Esta carrera nos da buenas ondas, tenemos algún conocido allí en Valencia, casi todos corredores, y es un placer volver a coincidir, aunque este año no iba a ser posible ver el gran Fran Corredor. Justo hace un año, en ocasión de la media de Valencia, tuvimos la suerte de conocerle en persona. Así como a los chicos de Foroatletismo, Raquel y Salva. Vamos, que volvíamos a gusto!

Más allá de como acabó la carrera en 2013, nos pareció que la Media Maratón de Valencia tenía mucho que enseñar a la de Barcelona. Sí, en Barcelona corren más personas, pero la organización y el trato al corredor no tienen nada a que ver y los fallos y deficiencias de Barcelona no son justificables por el mayor número de concursantes (que pagan todos el mismo dinero, excepto elite e invitados). El precio de la inscripción es muy similar pero los servicios al corredor no tienen nada a que ver. 

Este año nos fuimos para allá al sábado por la mañana, en horario comodo, con el tren que salía de Sants a las 9.30 y llegada a las 13.00. Tiempo de pasar rápidamente por el hotel, dejar las maletas e ir casi corriendo al Tinglado 4 del puerto, donde en la planta de arriba entregaban los dorsales y en la de abajo, la bolsa del corredor. En el mismo espacio de la planta baja había una decena de stands de tiendas de deporte, venta de productos dietéticos y varias asociaciones que presentaban sus carreras. Se notaba el cambio de patrocinador técnico: desde Adidas, que el 2013 tenía un stand enorme en colaboración con EvasionRunning , este año se había cambiado a Luanvi, que tenía un espacio bastante más reducido y de hecho una variedad de productos mínima. Pero, oiga, la camiseta es de un tejido muy bueno, finita pero con acabado de buen nivel. 

Dorsales puestos!


Tras comer en el portón del mar (sugerencia de los chicos de Foroatletismo y del mismísimo Carles Castillejo) nos fuimos al hotel para estirar las piernas, para luego irnos a visitar la recién estrenada tienda de EvasionRunning en frente al mercado de Colón y aprovechar de paso para poner voz y cara a Cristina Mitre, la polifacética y multitasks creadora de #MQCbyCrisMitre. Y también volver a ver (y sacarme foto) con Marta Esteban, corredora de nivel con la cual comparto pasión para este deporte y por los mininos J

Con Cris Mitre


Con Marta Esteban

Salidos de allí, cena rápida en el Restaurante 500 (italiano) con unos chicos de Barcelona que de vez en cuando entrenan en pista con Jon.
A las 23, al sobre!
Despertador a las 6.45, los dos chicos de Barcelona vendrán a desayunar a nuestro hotel, que se ha portado muy bien con los corredores y ha adelantado el desayuno (que en fin de semana empiezan a servir habitualmente más tarde) e incluido en la tarifa – muy económica, por cierto 46€ la noche para una habitación doble – el late chek-out.
Subimos para los últimos detalles y nos vamos hacia la salida trotando (unos 2 kms) para luego seguir calentando allí un par de kms más.
Nos deseamos suerte y cada uno a su cajón: Jon en el de elite, los chicos en el verde-lima y yo en el azul (por solo 4 números, ya que el cajón anterior era para dorsales hasta el 2069 y yo tenía el 2073!)
El primer kms caos total. En mi cajón, y quizás también en el de delante, se ha colado todo quisqui y no hay manera de avanzar a un ritmo por debajo de los 5’ y pico por kms. Y encima mi peor miedo es que me pisoteen en talón y tenga que decir adiós otra vez a esta carrera.
Pasado los primeros 2 kms la cosa se soluciona y se puede mantener el ritmo deseado, aunque sigue habiendo gente que corre a zigzag intentando adelantar a todo lo que se mueve y cortando el paso a muchos.
De mi carrera no tengo mucho por decir . Sabía que lo mío era quedarme con el ritmo pactado con Jon, nunca más rápida de 4’30” ni más lenta de 4’50”.  
El calor era aguantable, entre los 19 y los 22 grados según las zonas sol y sombra, y la humedad mucho menor que en 2013. Se sudaba, sí, pero yo en 2013 en el km 3 ya estaba buscando el avituallamiento!
Una vez salida del apuro inicial, me he centrado en la carrera: el objetivo que habíamos pactado con Jon era de intentar correr los 2 10K alrededor de 46’ cada uno y si era posible, acelerar un poco en el km final. Tenía que frenarme ya que entre las ganas de recuperar el tiempo perdido en la salida y el perfil favorable había tramos en que las piernas iban solas.
Y sobre todo tenía que sobreponerme a los 2 puntos negros de 2013: el km 3, en el cual me enteré que las cosas no iban como esperaba, y el km 13 donde finalmente abandoné la carrera. Y mira por donde la ayuda en el km 3 me vino de parte de unos connacionales italianos (que por cierto siempre acuden numerosos a Valencia, sea por la Media que por la Maraton). Iban detrás mío y al ver la Ikurrina que lleva la equipación de mi club en la espalda, decidieron “seguimos la vasca, que se la ve con buen ritmo y bien centrada”. Me quedé con la sonrisa puesta y el km voló en progresión.
El paso por el km 10 salía algo más lento de lo previsto pero tampoco habíamos previsto el tapón de la salida así que no me molestó ver 47’ en vez que 46’. Lo importante era seguir manteniendo el ritmo por lo menos hasta el km 18 y allí ver si había más gasolina. En el km 13 para distraerme me tomaba el gel y justo después me regocijaba, junto con los que corrían alrededor mío, viendo los primeros pasar en paralelo a nosotros corriendo como rayos. Sabía que con algo de suerte me iba a dar tiempo ver pasar también a Jon antes de que se separaran los recorridos
Y así ha sido! Tras ver pasar los más de 20 africanos que daban solera a la carrera, he visto pasar a los 2 Bikila, Nuñez y Solis, a Nacho Cáceres, a Rafa Iglesias seguido por Eliseo Martin y luego, unas posiciones más atrás, justo detrás de la 4ª mujer, veo llegar Jon, solo como la 1, como a menudo le pasa en estas carreras importantes, pero con muy buena cara y muy buen ritmo! Me da tiempo gritarle que está yendo muy bien y tengo que volver a centrarme en mi carrera.
Finalmente acabo como previsto, un buen entreno con media general a 4’40” pero con un último km a 4’31” (adelantando a 4 chicas J)
Al reencuentro con Jon me entero de la buena noticia (que ya imaginaba) : ha mejorado su MP en casi un minuto con respecto al Campeonato de España de A Coruña, parando el crono en 1h09’14”! 38º de la general y 1º en categoría M40. Gracias a este resultado conseguimos entrar en la zona VIP donde falta justo la Ritona nacional porque hay un va y vien de gente comiendo, bebiendo, saludando los colegas etc
Aunque también este año no haya podido correrla como se merece, me gusta esta carrera!
Las cosas que más valoro: se corre por avenidas anchas, recorrido prácticamente plano, giros cómodos gracias a las enormes rotondas, amplias zonas de sombra que daban un respiro tras las amplias zonas de sol. En la zona de salida abundancia de baños químicos, he visto cola de máximo 6 o 7 personas, con 10.000 inscritos… nada a qué ver con las de decenas de runners que se ven en Barcelona.
La bolsa del corredor venía con camiseta, cordones rosas para zapatillas en apoyo a la jornada mundial per la recerca contra el cáncer de mama, lazos AECC con imperdible, lata de cerveza con limón, revista Distance, libreta con los detalles de la media, mochila, muestra de crema solar, muestra de gel frio Ice Power, descuento 25% en tiendas Intersport. En Barcelona te dan una camiseta Kalenji de la gama baja, dos folletos de carreras y una lata de Aquarius.
Avituallamientos en carrera con agua y con vasos de Powerade en km 5 – 10 – 15
Avituallamiento en meta: botellín de agua, botella de Powerade de 500ml, bolsa “finisher” con rejilla de 500 g de mandarinas, 3 piezas de bollería mini, un zumo de piña/uva/manzana, barra libre con vasos de cerveza con limón.
Una pasada el mail que te llega con tu resultado: puesto, detalles, desglose tiempos, estadísticas mi carrera al detalle

Cosas que hay que mejorar / cambiar: como pasa también en la media de Barcelona, los cajones, aparte el de elite, están hecho con las marcas que un atleta “piensa” hacer. Si bien habrá gente que se prepara para cumplir con la marca que piensa hacer, habrá unos cuanto (más - lo siento, yo cada día veo más tramposos) que se meten donde no le toca. Y no por cuestión de segundos o un par de minutos, sino por diferencias de minutos/km.
Yo estaba en el cajón azul, el segundo, y delante mío solo había otro, el verde lima con cerca de 2000 dorsales, más los 80 dorsales elite que la organización entregó a quien acreditaba marca por debajo de la 1h10’. Y reconozco que el cajón elite era legal: nada de guapas de gimnasio o amigos del organizador allí en primera fila para sacarse la foto (cosa que a Barcelona sucede domingo sí y domingo también).
Y además en mi cajón se le veía el plumero, se reconocían a primera vista como novatos o casi: camiseta de la carrera puesta y  al pasar la línea de salida, cuando el speaker decía “arriba las manos” la mayoría obedecían y chupaban cámara. Que me disculpen los partidarios del #Run4Fun pero en los cajones allí delante habitualmente está la gente que quiere correr, y que le importa relativamente de salir bien en la foto o por TeleLevante. De hecho, mientras yo intentaba hacerme un hueco corriendo a S y soltaba tacos interiores, unos cuantos corredores más externaban su frustración en voz alta. A lado mío un chico soltaba un gracioso “menos saludar y más correr” que me veía plenamente de acuerdo J
La mitad de la gente de mi cajón ha empezado la carrera a 5’30”/km y no por ser el primer km sino porque aquello era su ritmo objetivo de carrera. En el km 2 he adelantado el globo de las 2h! En el km 7 los que corríamos a ritmo de 4’40” hemos flipado adelantando un “practico” con un cartelito minúsculo que llevaba 1h45’. O sea, que tampoco las liebres tienen que haber funcionado bien,  aunque yo haya visto solo estos dos.
Y otra cosa que no me ha gustado – pero que no depende de la organización – mucha gente desmayándose, vomitando, cayendo redonda por deshidratación o falta de entreno. Por suerte los sanitarios en todos los casos que he podido ver han llegado muy rápidamente gracias también a la labor de voluntarios y policía pero me sabe muy mal que la gente se meta en estas cosas sin estar preparada.

Ah, por cierto! A la tercera la vencida: pienso volver en 2015 y competir de verdad! Ayer, si hubiera podido correr alrededor de mi marcas habituales (1h33’) podía haber ganado la categoría de Veterana C! 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada